Querida hermana

Querida hermana.
Aunque no te abrace
todos los días, estás siempre
en mis oraciones y en mi
corazón.


La familia es como las ramas de un árbol.

Cada uno toma direcciones diferentes,
pero las raíces son siempre las mismas.
Mis herman@s son una prueba de que Dios
no quería que estuviera sol@ nunca mas como esto.

 

 

 

Las hermanas se enojan, molestan, interfieren, critican. Ellas disfrutan

 profundamente de tu mal humor, con comentarios sarcásticos entre dientes. Las hermanas, prestan, rompen y monopolizan el baño. Pero si la catástrofe te golpea, ellas están allí para defenderte de todos.

Loading

Spread the love

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies