Reflexión

Uncategorized 6190 Visitas

Desde hace mucho tiempo dejo de importarme lo superficial, las etiquetas y la falsa moral. No me quita el sueño las habladurías y falsos comentarios, la envidia, las burlas, las manipulaciones, ni el supuesto amor de conveniencia, de momento y por dinero, ni los desprecios. 

No me interesan las conversaciones vacías, prefiero el mormullo y la paz de mi soledad.


No intento ser alguien que no soy para ser calificado el mejor. Acepto lo que es pasajero, pues todo cambia y nada es para siempre, elegí lo sincero, lo invisible a los ojos, lo sencillo y verdadero. 

Compartir

Comentarios